Fútbol | UCAM CF

Al UCAM le falta colmillo

Luis Fernández, desolado, en el choque de este domingo ante el Ibiza. / Pedro Martínez / AGM
Luis Fernández, desolado, en el choque de este domingo ante el Ibiza. / Pedro Martínez / AGM

Mejora en su juego pero no gana y sale del 'playoff'; la directiva frena a Mendoza, que quiso echar a Munitis

ANDRÉS CREMADES MURCIA.

El mal juego en casa está adelgazando las posibilidades del UCAM, que este domingo salió de la zona de 'playoff' tras su cuarto partido consecutivo sin vencer en La Condomina. Es cierto que en este encuentro su juego mejoró, pero sus graves problemas a la hora de definir dejaron vivo a un Ibiza con buenos nombres, aunque como equipo es una pura anarquía, por fortuna para el UCAM Murcia.

1 UCAM MURCIA

Germán, Gurdiel, Migue García, Javi Fernández, Galas, Toni Arranz, Collantes (Luis Fernández m.59), Grego Sierra (Hicham m.71), Onwu (Titi m.72), Kilian Grant e Isi Ros.

1 IBIZA

Lucas, Fran Grima, Bonilla, Gonzalo, Mariano, Provencio (Fobi m.64), Rai (Serra m.86), Iosu, Rodado, Cirio (Giner m.71)y Omar.

Árbitro:
Ruiz Aguilera, auxiliado en las bandas por Vinuesa Sánchez y Mateo Sánchez (Comité Andaluz). Bien en un partido exigente. Amarillas a Grego Sierra, Galas, Migue García, Toni Arranz e Isi Ros; y a Rai, Bonilla y Omar.
Goles:
1-0, m. 5, Kilian Grant. 1-1, m. 31, Rodado.
Incidencias:
Partido disputado en el estadio La Condomina ante 1.410 espectadores, terreno de juego en buenas condiciones en una mañana fría que amenazaba con lluvia.

El conjunto universitario comenzó bien, marcó y pudo agrandar su diferencia, pero como siempre un fallo de marcaje en una acción ibicenca dio el empate a los de Pablo Alfaro. A partir de ahí solo hubo un equipo. El UCAM tuvo más ocasiones, más control y más dominio. Isi Ros se convirtió en el líder. El de Las Torres estaba enchufado y generaba superioridad y ocasiones, pero ni Luis Fernández ni Hicham estuvieron acertados y dejaron que los baleares se llevasen un punto. Al equipo de Munitis no le sirve de nada el empate que le deja fuera del 'playoff', pese a la mejoría en el juego.

El arranque de los locales fue de los mejores. Los de Munitis sabían que tenían que ganar y salieron desde el segundo uno a ponerse manos a la obra. Isi Ros asumió el protagonismo y las pedía todas. El UCAM llegaba, la conexión Toni Arranz-Kilian Grant era buena y se filtraban balones que llegaban a Onwu e Isi Ros.

Estaba al caer y cayó. El 1-0 llegó en el minuto 5. Kilian Grant forcejeó con los dos centrales del Ibiza, haciéndose con el cuero dentro del área y disparando a media altura, metiendo el cuero ajustado al palo en la portería balear. Era un justo premio al buen hacer del equipo de Pedro Munitis. Se estaba viendo al UCAM que tanto habían demandado los aficionados, un equipo con personalidad, haciendo las cosas fáciles y no complicándose en exceso a la hora de salir con el cuero controlado.

Juego al límite

El Ibiza, con el gol en contra, comenzó a meterle mucha intensidad al duelo, acercándose incluso en cada entrada a la tarjeta amarilla, pero el andaluz Ruiz Aguilera le permitió ir así en cada jugada y tanto Kilian Grant como Migue García tuvieron que recuperarse de entradas que incomprensiblemente no fueron castigadas con amarilla. Ese juego acabó por descentrar al UCAM. Pablo Alfaro había conseguido lo que quería, que el equipo azulón no dominase tan claramente. Así, el Ibiza comenzó a llegar con peligro.

Omar, uno de los jugadores mas técnicos del equipo insular, dispararó con mucho peligro desde unos treinta metros, pero el cuero salió pegado al poste por fuera. Al UCAM le empezaba a costar tener el balón, Grego Sierra no conseguía conectar con Onwu y los centrales optaban por el balonazo arriba. El Ibiza ya estaba avisando por mediación de Rodado, cuya movilidad y el incordio que suponía para los centrales hacían que se temiese lo peor. Los minutos dieron un papel principal a los de Pablo Alfaro, que llegaban y además con mucha movilidad. El equipo de Munitis comenzaba a desaparecer del partido y el Ibiza empató en el minuto treinta y uno. Bonilla centró al área y Rodado, muy rápido, se anticipó a Javi Fernández para, de cabeza y por bajo, enviar al fondo de las mallas.

El empate dio una tranquilidad al partido que no había tenido desde el inicio. El UCAM volvió a tener el cuero, pero ahora era porque el Ibiza se lo había dejado. Grego Sierra estaba muy perdido y Kilian Grant desubicado. El Ibiza defendía sin problemas y en esta primera entrega los dos equipos dieron por bueno un empate.

El UCAM salió en la segunda decididamente a ponerse por delante. Munitis adelantó sus líneas y la presión fue más alta. Pero esa presión daba para recuperar balones y poco más, porque Collantes esta bloqueado mentalmente. Al gaditano cuando no le salen las cosas desquicia al equipo. Sus golpeos sin convencimiento y la poca ayuda en defensa le llevaron a ser sustituido por Luis Fernández en el minuto 59. El gallego, que se lesionó en la jornada 26, reapareció ayer, aunque se fue renqueando. Los universitarios volvieron a llevar peligro con Isi Ros. El delantero le sacaba los colores a Bonilla en cada jugada. Se sentía cómodo el equipo de la Universidad Católica, que estaba llegando.

El encuentro llegó al ultimo cuarto de hora con todo por decidir. El UCAM lo buscaba y el Ibiza especulaba. Isi Ros era el recurso para intentar llevarse los tres puntos. El 11 del UCAM se iba como quería. Así se llegó al final del partido, que fue una locura. El UCAM se volcó y tuvo ocasiones para hacerse con el choque, pero Luis Fernández e Hicham no aprovecharon sus ocasiones. A la contra, Fobi también pudo hacer gol para los baleares, pero el encuentro, con los jugadores de los dos equipos muy tocados, terminó con un empate a uno que no sirve de nada a ninguno de los dos.

Así lo entendió José Luis Mendoza, presidente del club, que al final del encuentro quiso destituir a Pedro Munitis como entrenador del UCAM. La mediación de algunos directivos, que lograron templar los ánimos, sirvió para calmar a Mendoza. Su hijo José Luis, director de Relaciones Institucionales de la UCAM, bajó al final al vestuario y dijo a la plantilla que el equipo tenía que acabar como fuera en el 'playoff'.