Munitis necesita espantar dudas

Pedro Munitis, dirigiendo un partido del UCAM. / Javier Carrión / AGM
Pedro Munitis, dirigiendo un partido del UCAM. / Javier Carrión / AGM

Dani Güiza y Abel Gómez amenazan a un UCAM que busca recuperar sus señas de identidad

J. OTÓN Murcia

Pedro Munitis, entrenador del UCAM, tiene una reválida por delante. Debe demostrar que puede superar la pequeña crisis por la que pasa su equipos en el momento más importante del curso y que está capacitado para que sus jugadores vuelvan a creer en un sistema que lo convirtieron en un conjunto fiable durante casi todo el curso.

Es verdad que algunas lesiones han castigado con dureza al equipo universitario esta temporada, pero la entidad que preside José Luis Mendoza le ha puesto al técnico cántabro los medios suficientes para intentar paliar las bajas de jugadores importantes como Luis Fernández o Amaya. De hecho, en el mercado invernal Reverte ha fichado a Jules, Grego Sierra e Hicham, futbolistas que pueden tener una aportación clave de aquí al final.

Es vital para el UCAM no agarrarse a la mala suerte y afrontar el duelo ante el Sanluqueño, que tiene infinitamente menos potencial que los universitarios, convencido de conseguir una victoria vital para espantar los fantasmas. Tres puntos que serían un baño de autoestima después de las dos últimas derrotas azulonas, ante el Melilla y el Sevilla Atlético, que han cargado de dudas a un equipo que siempre ha estado arriba, peleando por el primer puesto. De repente, y tras una racha de siete partidos en la que cosechó tres victorias y cuatro derrotas, el UCAM está en otra guerra: afianzar, al menos, uno de los cuatro puestos de 'playoff' que, salvo giro inesperado, van a pelear solo cinco equipos.

Por lo tanto es el momento en el que jugadores importantes en el UCAM como Collantes, Onwu, Arranz y Adán Gurdiel, entre otros, impongan su veteranía y demuestren que no les tiembla el pulso en situaciones difíciles, como ésta. Y también es el momento de que futbolistas como Isi Ros y Javi Fernández, criados en sus últimos años en la cantera universitaria, dejen buenas sensaciones en sus últimos partidos con la camiseta azulona. Sobre todo el primero, que ya ha manifestado al UCAM que no renovará y que la próxima temporada jugará en Segunda, y cuyo rendimiento es muy bajo en las últimas semanas, coincididendo con el momento más irregular del equipo murciano.

Dos viejos conocidos

El Sanluqueño, con el exuniversitario Abel Gómez en el banquillo, ha vuelto a creer en la salvación. En las últimas cinco jornadas ha logrado dos victorias y dos empates, y se ha agarrado al puesto de promoción, un lugar que podría abandonar si saca algo positivo de La Condomina y el Recreativo Granada pierde contra el Murcia. Además de Gómez, Dani Güiza también volverá a La Condomina, un estadio donde el jerezano se rehabilitó para el fútbol con dos años ilusionantes con el Ciudad de Murcia en Segunda, equipo con el que marcó 36 goles, el pasaporte para jugar en Primera durante los cinco años siguientes. Güiza, con 38 años, llega en racha a la que fue su casa tras marcar dos goles en las últimas dos semanas que han hecho soñar a su equipo con la salvacicón total.

Aparte de Luis Fernández y Parreño por lesión, el UCAM no puede contar con Carlos Moreno por sanción.