Fútbol | Segunda B

Triunfo en el trámite final

Luis Fernández celebra su gol./Javier Carrión / AGM
Luis Fernández celebra su gol. / Javier Carrión / AGM

El UCAM despide con victoria un curso en el que no ha cumplido el objetivo

ANDRÉS CREMADESMurcia

El UCAM Murcia terminó este domingo la temporada ganando en La Condomina, en un partido de trámite en el que los murcianos mostraron por momentos una cara alegre y en otros otra indolente. Lo importante es ver que hay jugadores como Luis Fernández que pueden funcionar el próximo curso. Fue una lástima no poder utilizarlo más durante la temporada por las lesiones. Juan Merino quiso hacer un guiño a la cantera y salió de titular Álex Pérez, que no desentonó. Pocas conclusiones se pueden sacar de un partido en el que ambas escuadras no se jugaban nada. Sí se puede decir que jugadores como Gurdiel y Migue García son muy válidos, y que Onwu, sin hacer grandes cosas, pelea durante todo el encuentro y esto parece que a Juan Merino le gusta mucho. Pero hay jugadores que no tuvieron su año y su salida del césped solo produjo indiferencia.

2 UCAM CF

Germán, Adán Gurdiel, Migue García (Ayala, m. 84), Carlos Moreno, Galas, Toni Arranz, Kilian Grant, Álex Pérez, Onwu, Luis Fernández (Chavero, m. 75) Julen Colinas (Isi Ro,s m. 56).

1 CF Talavera

Santomé, Sedeño (Jonxa, m. 64), Madrigal (Laerte, m. 75) Rubén, Nandi, Reguera, Melchor, Víctor Andrés, Oca (Óscar Martín, m. 69), Abel Molinero y Cristian.

goles
1-0, m. 16, Luis Fernández. 1-1 , m. 28, Melchor. 2-1, m. 56, Kilian Grant.
áRBITROS
Fernández Cintas, auxiliado en las bandas por San José López y Sánchez Cerezuela. Bien. Amarilla a Víctor Andrés.
incidencias
Estadio La Condomina ante 1.020 espectadores.

Partido lento desde el inicio. El Talavera salió a verlas venir y el UCAM Murcia tampoco quería arriesgar de inicio y salió también a ver lo que pasaba, por lo que se planteó un partido feo y soso, con pases horizontales. El equipo de Fran Alcoy dejó que los universitarios llevaran la voz cantante, pero era un control que apenas hacía daño al conjunto castellano. Desde el inicio se vio que Luis Fernández era el único que podía crear peligro arriba. Los movimientos del gallego hacían que Rubén y Nandi no las tuvieran todas consigo para poder parar al atacante universitario.

El encuentro no era bueno y eso se vio ya a partir del minuto diez, en el que Víctor Andrés era el que catalizaba el juego visitante, pero se perdían los talaveranos en pases conservadores. El UCAM no es que fuera mas allá, pero al menos las subidas por banda de Gurdiel y Migue García estaban dando opciones a sus delanteros para recibir en buenas condiciones, aunque sin finiquitar nunca la jugada.

Luis Fernández, el mejor

El 1-0 llegó en el minuto dieciséis, tras un balón que llegó de espaldas a Luis Fernández, que encaró a Rubén haciéndose un autopase y batiendo por bajo a Santomé en su salida. Cuatro minutos después, Luis Fernández marcaba en una jugada de Kilian Grant, pero el gol era anulado por fuera de juego del atacante. Y del posible 2-0 al empate en el minuto 28 de Melchor. El capitán visitante recogió un balón, se lo acomodó y envió un disparo que se alojó en la escuadra derecha de la meta defendida por Germán.

Tras el descanso, misma dinámica que en el primer acto. Los dos equipos quisieron cubrir el expediente, intentando individualmente suplir lo que no hacían de forma colectiva. Kilian Grant estaba mejor que Madrigal por su banda y también Luis Fernández se movía mucho entre líneas, pero ni uno ni otro recibían balones francos. El Talavera se dejaba llevar, Víctor Andrés controlaba y Melchor era el que ejecutaba las faltas desde cualquier parte. Mucha intención en todo lo que hacía el 7 del Talavera, con mucho el mejor dotado técnicamente del equipo de Fran Alcoy.

El segundo tanto del UCAM llegaba en una acción muy parecida al primero, pero el actor principal fue diferente, ya que fue Kilian Grant el que logró hacerse con el cuero por la derecha, se fue de Madrigal, entró en el área y batió a un desesperado Santomé, que pedía más tensión.

A Juan Merino le estaba dando resultado tener a Álex Pérez en el campo. El canterano estaba proporcionando tranquilidad al juego y estaba robando mucho balón en el centro, lo que estaba haciendo que en la parte de atrás, tanto Carlos Moreno como Galas estuviesen teniendo un segundo tiempo plácido. Al final el partido no dio para más y terminó con victoria para los universitarios.