Fútbol | Segunda B

El UCAM se va de vacaciones en la cima

Los jugadores del UCAM CF celebran el gol de Julen Colinas ante el Marbella./Guillermo Carrión / AGM
Los jugadores del UCAM CF celebran el gol de Julen Colinas ante el Marbella. / Guillermo Carrión / AGM

El conjunto de Munitis vence por la mínima al Marbella y se aprovecha del triunfo del Real Murcia en Melilla para asaltar el liderato

José Otón
JOSÉ OTÓNMurcia

Al UCAM de Pedro Munitis se le pueden echar pocas cosas en cara. Como mucho, que es un equipo que para todas las ocasiones de gol y acercamientos que genera mete muy pocos goles. Lleva su estilo hasta las últimas consecuencias y, cuando el terreno de juego se lo permite, domina a su rival hasta arrebatarle la personalidad y empequeñecerlo al máximo. Es justo lo que pasó este sábado en La Condomina, en el choque entre los universitarios y el Marbella.

1 UCAM CF

Germán Parreño, Adán Gurdiel, Javi Fernández, Carlos Moreno, Migue García, Britos, Toni Arranz, Collantes, Julen Colinas (Kilian Grant, min. 71), Isi Ros (Javi Rey, min. 89) y Onwu (Titi, min. 58).

0 Marbella FC

Wilfred, Marcos, Ismael, Lolo, Crus, Elías, Juergen (Juanma, min. 78), Álex Bernal, Montero, Javi Añón y Mustafá (N'Diaye, min. 71).

Goles:
1-0, min. 68, Julen Colinas.
Árbitro:
Joan Albert Silvestre Cerdá. Auxiliado por Ibañez Granell y Claudiu Muresan. Mostró tarjeta amarilla a Elías, Montero, Mustafá y Toni Arranz, jugador del UCAM.
Incidencias:
Jornada 18 del Campeonato Nacional de Liga en el grupo IV de Segunda B, 1345 espectadores en las gradas. Terreno de juego en buen estadio, tarde fresca.

Los murcianos, en la mitad de la primera y durante toda la segunda, pasaron por encima del Marbella, que solo pudo aspirar a ir detrás del balón. El UCAM sacó la totalidad de balones desde atrás, sin sortear el esférico casi ninguna vez y ganando metros a base de pases en corto y triangulaciones de todos sus hombres. Collantes e Isi Ros volvieron locos a los defensas marbellís y Titi, en el tramo final del partido, los sorteó a todos a base de velocidad, fuerza e ingenio.

Pero, aún así, le faltó al menos un gol más que hiciera justicia a los méritos de uno y otro equipo. En cambio, lo que llegó a ocho minutos del final de partido fue un cabezazo de Juanma, extremo del Marbella, que de no ser por los reflejos de Germán Parreño se hubiera convertido en el empate más injusto posible. A pesar de los ajustado del marcador, el equipo de Munitis se va de vacaciones en lo más alto de la tabla y reivindicando una forma de hacer las cosas: no hace falta gastarse una millonada ni hipotecar los futuros ingresos del club para hacer un buen equipo de fútbol.

El UCAM lo ha hecho y, a falta de una jornada para el final de la primera vuelta, está rindiendo muy por encima de lo esperado. Lo hizo también hace tres temporadas y acabó subiendo a Segunda. Este sábado, otra vez, saltó al césped sin Amaya y Luis Fernández, que volvió a la convocatoria, pero no notó las ausencias de dos de los jugadores líderes del proyecto. Todo lo contrario, ya que Munitis tenía soluciones en el banquillo. El cántabro cuenta con una plantilla escasa pero en la que hay pocos jugadores que no tengan minutos estando físicamente bien. Eso sí, en el mercado invernal, y a pesar de quedar primero antes del parón navideño, el cuadro universitario hará dos o tres movimientos para reforzar una plantilla que se ha revalorizado.

El secreto del nuevo líder del grupo IV, además de tener un entrenador con personalidad y las ideas muy claras para aguantar su estilo de juego hasta las últimas consecuencias, es la pareja de laterales, que aporta en ataque, dos mediocentros con la humildad necesaria para dar a su equipo lo que necesita y dos jugadores arriba como Collantes e Isi Ros, que desequilibran en la Segunda B. Y para colmo cuentan con Javi Fernández, que se ha aprovechado de la lesión de Amaya para crecer como futbolista. Ya no le quema el balón en los pies y todo el juego azulón pasa por sus botas.

Juego coral

Todos ellos destacaron en el choque de este sábado, en el que un Marbella necesitado visitaba La Condomina. El UCAM, tras la victoria matinal del Murcia sobre el Melilla, dependía de sí mismo para ponerse líder, mientra que si los andaluces ganaban salían de los puestos de descenso. Por eso, en la primera parte, el UCAM arrancó con intensidad y fue mejor en los primeros veinte minutos. Los acercamientos se sucedieron hasta que a los trece minutos llegó la mejor oportunidad tras un pase en profundidad de Collantes que Colinas cruzó demasiado. Fue una ocasión clara, igual que un disparo posterior de Collantes que se fue desviado. Pero después despertó el Marbella que, aunque tiene poco gol, disfrutó de un disparo de Elías desde la frontal que se fue rozando el palo.

Pero en la segunda mitad el UCAM metió una marcha más y el Marbella se cargó de tarjetas por su juego duro. Migue García disfrutó de dos ocasiones seguidas tras dos saques de esquina, demostrando que el equipo universitario, aparte del buen toque, también trabaja la pizarra. De hecho, así llegó el gol, con un saque de esquina botado por Collantes que, tras tocar en una nube de jugadores, llegó a Julen Colinas, que esperaba en el segundo palo. Tras el 1-0 pudo llegar el segundo y el tercero, aunque también una oportunidad del Marbella que pudo dejar al UCAM sin liderato, en lo que habría supuesto el castigo más duro para un equipo que, además de líder, es gran candidato al ascenso.

 

Fotos

Vídeos