Victoria agónica del UCAM

Góngora e Isi Ros pelean con un rival en el encuentro de ayer./Javier Carrión / AGM
Góngora e Isi Ros pelean con un rival en el encuentro de ayer. / Javier Carrión / AGM

Los de Campos sufrieron hasta el final ante un Córdoba inocente, pero ganaron y espantan fantasmas

ANDRÉS CREMADESMURCIA

Victoria muy trabajada del UCAM Murcia, que hacía seis jornadas que no conseguía ganar. Por eso lo necesitaba para espantar los fantasmas y jugar, de ahora en adelante, con más seguridad. En un partido diferente a los últimos jugados en casa, el equipo de José Miguel Campos salió decidido a ir a por el choque, partiendo con un centro de campo en el que la novedad de Kitoko sentó muy bien al juego universitario. La defensa estuvo a gran altura en los primeros minutos y, para colmo, la incorporación de Fran Pérez en los saques de esquina ayer dio resultado.

2 UCAM Murcia

Germán, Carlos Moreno, Góngora, Dani Pérez, Fran Pérez, Vivi, Urko Arroyo (Isi Ros, min. 66), Kitoko, Alberto Quiles (Arturo, min. 85), Chevi (David López, min. 29) y Marc Fernández.

1 Córdoba B

Marcos Lavín, Alberto García (Eric, min. 71), Mena, Rubén, Kevin, Jordi Ortega, Sebas Moyano, Hornero (Javier, min. 65), Laro Setién (Víctor Díaz, min. 46), Aguado y Andrés.

El detalle
El UCAM Murcia no ganaba en La Condomina desde el pasado 8 de octubre, cuando el conjunto universitario doblegó, por la mínima, al Lorca Deportiva de Palomeque.
Goles
1-0, min. 21, Fran Pérez. 2-0, min. 36, Góngora, de penalti. 2-1, min. 44, Kitoko, en propia puerta.
Árbitro
Muñoz Piedra, auxiliado en las bandas por Ibáñez Gutiérrez y Gómez Blázquez (Comité Madrileño). Mostró tarjeta amarilla a Góngora, Vivi, Germán y Moyano.
Incidencias
Partido correspondiente a la jornada 17 del Campeonato Nacional de Liga en el grupo IV de Segunda B.
El público
Partido disputado en el estadio de La Condomina, ante 2.081 espectadores. Terreno de juego en buenas condiciones. Tarde fría.

Pero pese a todo, el UCAM volvió a ser el de siempre en el tramo final. Sobre todo después de que un desafortunado despeje de Kitoko terminara en gol para el Córdoba B. En la segunda mitad lo mejor fue que los murcianos supieron jugar, llegar y tener varias ocasiones con un protagonista como Marc Fernández, que hizo un partido cargado de derroche y ganas, como hacía tiempo que no se veía. A pesar de todo, el Córdoba B, que no tiró entre los tres palos en todo el partido, convirtió el choque en un ida y vuelta que tuvo un final feliz para los locales, a pesar de los nervios del final. En esta ocasión el UCAM supo tirar de oficio para agarrar tres puntos que lo dejan cerca del 'playoff'.

Hubo revolución de José Miguel Campos. De inicio, dispuso de un centro del campo con Kitoko y Vivi como centrocampistas defensivos y con Chevi un poco más adelantado, pero con libertad de movimientos para enlazar con Quiles y Urko Arroyo. El UCAM salió mandando, mostrando una intensidad alta en la parte de atrás, donde Fran Pérez y Dani Pérez se mostraron intratables ante la persistencia de un habilidoso Laro Setién y de Andrés, tan rápido como talentoso.

Chevi, en el minuto ocho, consiguió llegar con peligro con un centro desde la izquierda que el centrocampista universitario cabecearía alto. Los universitarios jugaban por banda gracias a la movilidad de Urko Arroyo, y con Quiles por dentro. la posición de Marc Fernández hizo que el filial cordobés estuviera muy abierto y dejara huecos, lo que permitió que desde atrás tanto Kitoko como Chevi pudieran finalizar las jugadas. El público se impacientaba, sobre todo cuando en una jugada que se produjo en el minuto doce Kitoko avanzó con el cuero y, a pesar de que ningún jugador cordobés le salió al paso, en vez de ensayar el disparo, el centrocampista dio un pase lateral sin incidencia alguna. Una jugada que demostró la falta de confianza del jugador del UCAM y que hizo llegar los primeros pitos de una grada que quería ver jugar a su equipo con más intensidad.

Pero el 1-0 del UCAM a los veinte minutos calmó el nerviosismo colectivo. Fue un córner desde la izquierda que ejecutó Góngora y que Fran Pérez, libre de marca, cabeceó a la red. El Córdoba B de Jorge Romero intentó estirarse y sus rápidos jugadores de banda lograron poner centros al área, pero la zaga murciana estaba muy despierta.

El equipo murciano mereció más en los minutos posteriores, pero la poca ambición de algunos jugadores dio lugar a que las jugadas no se terminaran y que el Córdoba B tuviera espacios para el contragolpe.

Hasta que llegó el penalti cometido por Hornero sobre Marc Fernández, en un contacto leve que el colegiado señaló. Góngora, que ya había fallado un penalti esta temporada, no dudó y mando el balón al fondo de la red, engañando a un desesperado Marcos Lavín.

El UCAM tenía encarrilada la victoria, pero se complicó la vida solo. Primero con un gol en propia puerta de Kitoko, que al intentar despejar un centro de Sebas Moyano cabeceó a su propia escuadra. Era el 2-1, pero hizo que el equipo de Campos se pusiera nervioso y concediera muchos regalos a un Córdoba B que fue inocente. Al final, con más nervios que fútbol, el UCAM se hizo con una victoria que le acerca a los puestos de 'playoff'.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos