El UCAM, líder en solitario

Arturo protege el balón presionado por el local Neftalí./J. O.
Arturo protege el balón presionado por el local Neftalí. / J. O.

Los universitarios, más eficaces que el Jumilla, mandan en la categoría tras una remontada

JOSÉ ORTEGAJUMILLA

El UCAM Murcia lidera en solitario la tabla del grupo IV de Segunda B tras ganar al Jumilla por 1-2, con los goles de David López y Marc Fernández, que dieron a los universitarios su tercer triunfo en otros tantos partidos. Efectividad máxima para los de Lluis Planagumá, que hicieron dos tantos en las tres ocasiones que generaron en el campo municipal La Hoya. Al igual que ocurriera la pasada jornada en el Álvarez Claro, el conjunto de Ángel Cuéllar mereció más en este primer derbi regional de la temporada para ambos, pero al final perdió y se queda con un solo punto en su casillero.

El duelo se disputó de tú a tú, sobre un terreno de juego en pésimas condiciones que no invitaba a la virguería. No mostraron los locales ningún complejo, y desde el principio salieron a intentar buscar las cosquillas a los univesitarios. Txomin y Chupe buscaban ganar en todo momento la línea de fondo, pero sus centros no generaban peligro en la portería de Germán. Rondaba el Jumilla la portería rival y cerca estuvo de perforarla al cuarto de hora, con un centro chut de Txomin Barcina que se estrellaba en el larguero. El posterior rechace lo recogió Borja García, pero su disparo salió muy elevado.

Jumilla
Mandaluniz, Julián Domínguez, Neftalí, Robles, Andrés Sánchez, Catalá, Borja García (Fran Moreno, 79), Chupe (Campoy, 55), Txomin Barcina (Montesinos, 66), Caye Quintana y Chaco.
UCAM Murcia
Germán, Carlos Moreno, Góngora, Rafa Páez, Dani Pérez, Vivi, Marc Fernández (Matheus Henrique, 46), Kitoko, Arturo, David López (Ñíguez (68) y Urko Arroyo (Quiles, 80).
Goles
1-0, Caye Quintana (minuto 26); 1-1, David López (minuto 34); 1-2, Marc Fernández (minuto 41).
Árbitro
Garcelán Docio, Nicolás. Amonestó a los locales Neftalí y Fran Moreno, y al visitante Dani Pérez.
Incidencias
Municipal La Hoya, ante 700 espectadores.

Demostraban los vinícolas que no iban a ser un convidado de piedra, pero el rival reaccionó y lo hizo por medio de Marc Fernández. Arturo peinó un balón dentro del área para que el '7' del UCAM empalase por encima del arco de Mandaluniz. Era un momento de alternativas y ocasiones que animaron a los 700 espectadores que ocuparon la grada del feudo jumillano.

En la segunda mitad el equipo azulón dio un paso atrás para conservar el triunfo y el choque decayó

Ambos conjuntos luchaban por dominar el centro del campo, pero ninguno lo conseguiría. El UCAM volvió a intentarlo con un disparo de Arturo, al que el guardameta blanquiazul respondió con una gran intervención.

Ese iba a ser el preludio del primer gol del encuentro. A la media hora de juego Chupe controló fuera del área y su centro con rosca encontró a Caye Quintana, que tirándose al suelo consiguió empalmar de cabeza y enviar el esférico al segundo palo. Un remate cruzado, como mandan los cánones, que consiguió superar a Germán. Lograba por fin el Jumilla estrenar su casillero goleador tras no haberlo hecho en las dos primeras jornadas, y la esperanza de poder rascar algo ante el UCAM bullía en La Hoya.

Reacción rápida

Pero los murcianos no iban a permitir que esa ilusión durase demasiado, y solo cinco minutos más tarde igualaron la contienda. Un córner espléndidamente botado le cayó en la cabeza a David López, que batió a Mandaluniz desde corta distancia, imposibilitando cualquier reacción del guardameta y colocando las tablas en el luminoso.

Tocaba volver a empezar para ambos, sobre todo para los locales, que veían cómo el buen trabajo realizado hasta el momento se veía neutralizado en una jugada a balón parado. Ambos entrenadores esperaban ya el descanso, pero aún habría más sorpresas antes del pitido del colegiado. Un pase filtrado en el UCAM encontró a Marc Fernández. El centrocampista, que había tenido su ocasión en los primeros minutos, supo encontrar el hueco entre las piernas del portero vinícola para, ahora sí, conseguir su gol y poner a los suyos por delante. Un jarro de agua fría para las aspiraciones del Jumilla.

Ahora el partido estaba justo donde quería Planagumá, que planteó una segunda parte más defensiva. La presión del UCAM bajó, los locales tuvieron más el balón, y aunque el encuentro no estuvo tan animado como en la primera mitad, los de la ciudad del vino pudieron, al menos, llevarse un punto.

El Jumilla intentaba sin desánimo acercarse al área rival, mientras que el cuadro universitario achicaba agua. Los balones largos a Chaco se multiplicaron y el tanque vinícola mantuvo una ardua pelea con Rafa Páez y Dani Pérez, que se emplearon a fondo para neutralizar al atacante local. La tuvo el tanque blanquiazul en el ecuador del segundo periodo, con un remate de cabeza que tocó en un defensor rival, desviando la trayectoria del balón que a punto estuvo de sorprender a Germán.

El UCAM se olvidó del ataque y se dedicó a contener a los de Cuéllar, que apuraban sus opciones a balón parado. Andrés Sánchez puso innumerables buenos centros, pero el marcador no volvería a moverse y el choque acabó con el UCAM como líder en solitario y el Jumilla en el fondo de la tabla.

Fotos

Vídeos