La Verdad

UCAM CF

FÚTBOL

Miedo en el UCAM al árbitro de Girona

Rubén Eiriz Mata.
Rubén Eiriz Mata. / EFE
  • La designación del 'casero' Eiriz Mata para el partido del sábado no gusta en el club universitario, que se siente perjudicado

Las últimas semanas no han sido muy buenas para el UCAM, club que considera que ha sido perjudicado por los árbitros en los partidos contra el Oviedo y el Rayo, encuentros en los que los universitarios encajaron sendos tantos en fuera de juego, acciones que a la postre condenaron a los murcianos a la derrota. Desde la llegada de Francisco, el equipo no había perdido dos partidos seguidos. La designación del árbitro gallego Eiriz Mata para el partido del sábado en el campo del Girona preocupa en el UCAM, ya que se trata de un colegiado con fama de casero. Esta temporada lleva pitados 18 partidos, en los que en catorce ocasiones ganó el equipo local.

Las referidas derrotas ante el Oviedo y el Rayo llegan en un momento clave de la temporada. Con el UCAM jugándose la permanencia y soñando con mantenerse en la Segunda División. De ahí que la designación de Eiriz Mata para el encuentro de Montilivi preocupe en el club universitario. Se trata de una dificultad añadida a la que ya tiene visitar al segundo clasificado.

El colegiado gallego tiene fama de casero. De hecho, de los 18 partidos que ha arbitrado esta temporada en Segunda División, solo en cuatro ocasiones ganaron los equipos que actuaron como visitantes. El Levante, el mejor equipo a domicilio de la liga de Segunda, lo logró en dos ocasiones, frente al Reus y al Zaragoza. El Getafe, en Almería, y el Nàstic, en Valladolid, fueron los otros dos equipos que ganaron como visitantes con Eiriz Mata dirigiendo el partido. Los 14 partidos restantes se resolvieron con siete victorias locales y otros tantos empates.

Jugadores y técnicos del UCAM están preocupados con los últimos arbitrajes que ha sufrido el equipo, «en un momento de la temporada en la que nos estamos jugando la vida».

Jona Mejía, máximo goleador del UCAM y jugador clave en el conjunto universitario, que lucha por lograr la permanencia, dijo ayer que tienen que «seguir peleando por cada punto» y aconsejó mirar al frente y no al pasado reciente, marcado por la derrota por 0-1 ante el Rayo Vallecano: «Lo que pasó tiene que quedar en el olvido».

El delantero hispano hondureño, que lleva 11 de los 35 goles del equipo murciano, dijo que está viviendo «una semana complicada por la manera en la que perdimos ante el Rayo en un partido en el que fuimos muy superiores durante todo el encuentro».