La Verdad

UCAM CF

Sancionan a Ribas con cuatro partidos de suspensión

Biel Ribas.
Biel Ribas. / J.Carrión / AGM
  • La Federación, además, impone una multa de 800 euros al UCAM CF y de 3.005 euros al jugador

Biel Ribas, portero del UCAM Murcia, ha sido sancionado por el Comité de Competición de la Federación Española de Fútbol (RFEF), con cuatro partidos de suspensión por el puñetazo que dio al jugador del Mirandés Alex Quintanilla en partido de la vigésima novena jornada disputado en Anduva. Además, la federación impone una multa de 800 euros al UCAM CF y de 3.005 euros al jugador.

La acción ocurrió poco antes del final del encuentro ( en el minuto 93), que terminó con empate a uno. Ni el colegiado, David Pérez Pallás, ni sus asistentes, se percataron del hecho y por ello no quedó reflejado nada en el acta.

El Mirandés presentó una denuncia ante el Comité el 13 de marzo y se acordó dar traslado al UCAM y a Biel Ribas para que expusieran su postura.

Según el Comité de Competición los hechos denunciados quedan "inequívocamente acreditados mediante las imágenes aportadas junto con la denuncia" del Mirandés, que a su juicio constituyen una fracción del artículo 98.1 del Código Disciplinario de la RFEF.

Así mismo, indica que "no cabe acoger las alegaciones de carácter formal" invocadas por el club murciano y que el órgano disciplinario no "'rearbitra nuevamente' -sic- un hecho sobre el que el colegiado no adoptó decisión alguna, fundamentalmente, porque el agresor busca un momento en el que el árbitro cumple estricta y diligentemente su labor de seguimiento del juego y no se percata de la reprochable acción".

Por otro lado indica que la reacción del guardameta fue "absolutamente desproporcionada tanto en el momento en que se produce (no se zafa sin solución de continuidad del contrario, sino que espera y busca el momento de agredirle) como en su intensidad (fuerte puñetazo dirigido al rostro)".

Por lo tanto acuerda suspender durante cuatro partidos a Biel Ribas por infracción del artículo 98.1 del Código Disciplinario de la RFEF, con multa accesoria en cuantía de 800 euros al club y de 3.005 al jugador, en aplicación del artículo 52.