La Verdad

UCAM CF
El atacante Jona.
El atacante Jona. / V. Vicens / AGM

SEGUNDA DIVISIÓN

Jona llega a tiempo para lanzar al UCAM

  • El atacante es el delantero más en forma de la categoría, tras ver puerta en seis de las siete últimas jornadas

Jona, máximo goleador del UCAM Murcia con 10 dianas, ha conseguido el 29,4% de los tantos del conjunto universitario y es el delantero más enchufado de la categoría, pues ha visto puerta en seis de las siete últimas jornadas.

El futbolista nacido en Málaga hace 28 años, que tiene doble nacionalidad española y hondureña, recaló en el cuadro murciano el pasado verano procedente del Albacete, y está demostrando la conveniencia de su incorporación, sobre todo en la segunda vuelta del campeonato. De hecho, se va acercando a sus mejores registros como profesional, que son los 18 goles que consiguió en la campaña 2014/15, con el Cádiz en Segunda B; y los 16 que logró en la 2013/14 con el Jaén en Segunda.

La influencia de Jona en el UCAM es evidente y la prueba de ello es que seis de los 10 últimos goles del equipo han llevado su firma, y 10 de los 34 en términos globales después de 30 jornadas de competición.

Eso supone que el 29,4% de los tantos del cuadro azuldorado han sido marcados por el hispano-hondureño, una cifra importante.

Jona, después de su décimo tanto el pasado sábado, valoró la victoria por 2-0 frente al Getafe por encima de su racha goleadora. «Los tres puntos han sido muy importantes para coger motivación para el resto de temporada. Jugamos sin miedo al Getafe y fuimos merecedores de la victoria», señaló y añadió que están «trabajando bien» y los resultados son «una recompensa al esfuerzo que realiza el equipo». Sobre su aportación ofensiva, admitió que es algo secundario: «No miro los goles, lo que me importa son los puntos y conseguir todos los necesarios para hacer que este equipo continúe el año que viene en Segunda».

Y es que el UCAM acumula cuatro jornadas seguidas sin perder y se acerca a la mejor racha del equipo en Segunda, la cual llegó con José María Salmerón en el banquillo, cuando alcanzó los siete partidos sin conocer la derrota.