La Verdad

UCAM CF

fútbol | ucam cf

Ribas pide perdón a Quintanilla por su «gesto feo»

Biel Ribas durante la rueda de prensa.
Biel Ribas durante la rueda de prensa. / Javier Carrión / AGM
  • El portero del UCAM no se ha puesto en contacto con el jugador del Mirandés porque «me da miedo su reacción, pero me gustaría mandarle un mensaje de disculpa porque lo merece y se lo mandaré»

Biel Ribas, portero del UCAM Murcia Club de Fútbol, se mostró este martes arrepentido y pidió perdón a Álex Quintanilla, jugador del Mirandés al que agredió el sábado; a la entidad burgalesa y a su propio club por "un gesto feo", "una tontería que no debí cometer".

Ribas dio la cara de manera pública en la rueda de prensa que ofreció en el campo El Mayayo de Sangonera la Verde. "Antes de nada quiero pedir perdón a Álex Quintanilla, a la familia del Mirandés y a mi club por mi gesto. Me equivoqué", comenzó diciendo el guardameta balear

"En ese momento yo me veo agobiado, con un grado elevado de tensión porque estábamos empatando y nos estaban atacando para hacernos el 2-1. Salí en el córner y me quedé fuera de la portería, el balón le cayó a un rival y en ese instante veo que puede chutar, intento volver pero Quintanilla me está agarrando. Intento zafarme y suelto el brazo, pero sin intención de darle un puñetazo en la cara. No le estaba ni siquiera mirando, no tenía intención de agredirle en ningún momento", explicó Ribas.

"He leído que le pegué un puñetazo, pero no fue eso, sino un manotazo para quitarme de encima al rival cuando me está agarrando", señaló para después añadir que "en ningún caso, quiero hacerle daño porque además me estaba jugando el penalti y él no me había hecho nada durante el partido. Fue un lance del encuentro".

El portero del cuadro universitario añdió que fue "un gesto feo y una tontería que no debí cometer" y que "no hay excusa".

Ribas dejó claro que si no había pedido disculpas antes ha sido porque "quería calmar los ánimos y que pasara la tormenta" y apuntó que tenía "el Twitter bombardeado".

"No me he puesto en contacto con Quintanilla porque no le conozco personalmente y no sé cómo puede reaccionar o si está molesto. Me da miedo su reacción, pero me gustaría mandarle un mensaje de perdón porque lo merece y se lo mandaré", aseguró.

Con relación a que se le pueda imponer una dura sanción por su acto, manifesto que "hagan lo que tengan que hacer y que sea lo que Dios quiera. Acataré la sanción si se me impone''.