La Verdad

UCAM CF
Francisco, entrenador del UCAM, el sábado.
Francisco, entrenador del UCAM, el sábado. / Vicente Vicéns / AGM

Un partido vital cargado de recuerdos

  • Francisco, que se crió y dirigió 57 partidos en Primera al Almería, vuelve a su casa con el UCAM en una final por la permanencia

Francisco, técnico del UCAM, va a disputar el próximo domingo uno de los partidos más importantes de su vida. Sobre todo, porque enfrente va a tener al equipo de la ciudad en la que nació, el que lleva en el corazón, en el que se ha formado y el que ha sido su casa durante gran parte de su carrera como jugador y también como técnico.

Francisco llegó a la Unión Deportiva Almería en 2001, tras jugar en los juveniles del Plus Ultra y tras pasar por la cantera del Espanyol. Con el Almería consiguió el ascenso a Segunda, aunque tras cumplir su segunda temporada se fue a Primera, a jugar con el Albacete. No tardó mucho en volver al club propiedad del murciano Alfonso García para lograr una gesta, aún vestido de corto. Fue en 2007 y logró el ascenso a Primera de la mano de Unai Emery. Francisco recibió el escudo de oro de la ciudad y entró a formar parte de la historia de un club al que ahora puede hundir en el fondo de la tabla.

Tras colgar las botas, entrenó al equipo de su ciudad natal en Primera División durante 57 partidos. Lo mantuvo en la máxima categoría. Francisco comenzó a entrenar desde abajo, desde unas categorías inferiores con las que dio el salto al filial del Almería en la campaña 2012-13. Tras casi clasificarlo para la liguilla de ascenso, Alfonso García le dio los mandos del primer equipo en junio de 2013.

En la siguiente campaña mantuvo al club en la élite, pese a tener uno de los presupuestos más bajos, hasta que un mal arranque al año siguiente le costó el puesto. Fue en diciembre de 2014. Desde entonces, y hasta la llamada del UCAM dos años después, Francisco había permanecido sin entrenar, a pesar de que sonó en varias ocasiones para el Granada de Quique Pina. Ahora, en un choque a vida o muerte entre su exequipo y el UCAM, Francisco puede dejar muy tocado, en el fondo de la tabla, al club que lo formó. No es el único miembro del actual UCAM para el que el duelo será especial.

También fueron rojiblancos

Pedro Reverte, director deportivo del conjunto universitario, tiene un recuerdo dulce de su paso por el Almería como secretario técnico. Fue una experiencia de año y medio, tras salir de un Lorca al que casi llevó a Primera: «Tengo buenos recuerdos de aquella etapa. Trabajé muy a gusto. Me dieron todas las facilidades y me ayudaron mucho. Toda la gente del club, empezando por Alfonso García y Pepe Bonillo, me trataron muy bien», recuerda el lorquino, que dejó el Almería para convertirse en el director deportivo del Cartagena de Segunda. Sabe que los puntos en juego de la final del domingo son vitales para ambos clubes.

Para Jaime Ramos, segundo entrenador del UCAM y mano derecha de Francisco, también será un partido emotivo. Como futbolista, tras militar dos campañas en el Real Murcia (consiguió un ascenso a Primera), se enroló en el equipo almeriense durante tres años (de 2003 a 2006) y allí conoció a Francisco. Aunque después se marchó al Écija y al Alzira, su futuro estaba ligado a un club al que volvió para acompañar al actual técnico universitario en una aventura en los banquillos que todavía perdura. Incluso algunos jugadores, como Natalio en varias etapas, han defendido la camiseta del Almería en Primera. También Nono, que no podrá jugar por lesión, y Hugo Álvarez, que apunta a titular, saben lo que es defender al club que el domingo será su rival.