La Verdad

UCAM CF
Pedro Reverte, responsable de los fichajes en el UCAM Murcia.
Pedro Reverte, responsable de los fichajes en el UCAM Murcia. / A. Gil / AGM

SEGUNDA DIVISIÓN

Reverte prepara el bisturí

  • El director deportivo del UCAM quiere reducir la plantilla de 25 a 22 integrantes y estudia hacer cuatro fichajes en enero

  • Pallarés, Guichón y Pere Milla figuran en la lista de jugadores con más posibilidades de salir en el mercado de invierno

Pedro Reverte, director deportivo del UCAM, y José María Salmerón, entrenador del equipo universitario, prepararon una plantilla al comienzo de temporada con argumentos para competir en Segunda. Ocuparon, tras la marcha de Iván Aguilar al Recreativo y la llegada de Juanma Delgado a última hora, las 25 fichas permitidas en el fútbol profesional. El plan cubría todo tipo de eventualidades: además de los 18 jugadores que cada semana tienen que ir en la convocatoria, la idea de ambos era tener fondo de armario suficiente para combatir las lesiones, sanciones y otros contratiempos de la competición. Pero con el paso de las jornadas y, viendo lo que está sucediendo semana tras semana, el plan ha variado para la segunda parte de la competición.

Salmerón suele contar con casi todos los hombres disponibles al final de cada semana de trabajo debido a que las lesiones están respetando a la plantilla universitaria (solo han caído de forma sería Fran Pérez y Sergio Mora, y ya han vuelto con el grupo) y también al hecho de que es un equipo poco tarjeteado. Tras catorce jornadas de Liga, esta semana es la primera que el técnico almeriense no podrá contar con un jugador por acumular cinco amarillas (Fran Pérez), y hasta ahora solo Basha ha sido expulsado. Por lo tanto, muchos jugadores se ven obligados cada semana a quedarse fuera de la convocatoria, una circunstancia que puede crear cierto malestar en los que habitualmente no juegan.

Por eso Reverte lleva desde hace semanas barruntando la posibilidad de atijerar la plantilla hasta quedarse con 22 jugadores y afrontar la parte final del curso con un grupo de futbolistas más reducido, pero que estén enchufados y dibujando un escenario en el que todos puedan tener minutos, una circunstancia que puede aumentar la competitividad.

Además, como ya sucedió el invierno pasado, el UCAM se va a reforzar con al menos tres o cuatro piezas en el mercado invernal, lo que hará que entre las dos circunstancias el equipo universitario se tenga que deshacer de al menos seis o siete jugadores. El director deportivo lorquino quiere hacer la misma maniobra que en el pasado mercado invernal, en el que sacó de la plantilla a varios jugadores que no contaban con minutos para dar entrada a Josán, Nono Delgado y Julio de Dios, entre otros, un movimiento que al final también influyó en el ascenso de categoría.

Un jugador por línea

El UCAM se quiere reforzar en el mercado invernal con cuatro piezas: un portero, un central, un centrocampista ofensivo y un delantero. En la parte de atrás el equipo azulón no ha sido fiable cien por cien, ha encajado muchos goles por errores propios, más que por aciertos del rival. En la medular al equipo universitario le está faltando imaginación, sobre todo en casa, mientras que en la parte de arriba ni Jona, ni Natalio, ni Juanma Delgado se han ganado el puesto de titular indiscutible y no van camino de hacer una cifra elevada de goles este año. Por lo tanto, en principio serían cuatro los jugadores que podrían llegar en enero y hasta siete los miembros de la actual plantilla que más posibilidades tienen de salir. Alguno de ellos hasta lo vería con buenos ojos para tener la oportunidad de jugar, aunque sea en Segunda B, lo que queda de año.

Los jugadores que más posibilidades tienen de salir son los que menos están contando para Salmerón. Pallarés, un delantero importante el pasado año en el ascenso, todavía no ha debutado en Segunda, tanto por decisión técnica como por una lesión que padeció, y puede desembarcar en alguno de los equipos más fuertes de Segunda B. Conjuntos como el Jumilla lo quieren. En esa misma situación está Pere Milla, que tras ser uno de los grandes goleadores la pasada campaña en el grupo I con el Logroñés, solo ha jugado 116 minutos en Liga con el UCAM. Fue dos veces titular, la primera en Zaragoza y después contra el Elche en La Condomina, en un choque en el que fue sustituido en el descanso. Luego ha desaparecido por completo del equipo.

Un caso parecido al de Guichón, un centrocampista que solo ha jugado en Liga 183 minutos después de catorce jornadas y cuya última aparición fue solo once minutos en la Copa del Rey en Mallorca. Un caso parecido es el de César Remón, que aunque ha jugado más y dio una asistencia a Imaz en Sevilla que supuso un punto para el UCAM, acumula varias jornadas sin aparecer. El riojano tiene a cinco centrocampistas por delante de él (Kitoko, Tito, Basha, Juande y Sergio Mora). Escalona tampoco cuenta para Salmerón, aunque el jugador no tiene intención de abandonar el club. Estos dos jugadores están muy identificados con la identidad, están estudiando en la UCAM y quizás solo salgan si su destino es cercano. Falta por saber quién más es candidato a abandonar la plantilla en enero. Eso sí, a falta de poco más de un mes para que se abra el mercado, alguno podría hacer cambiar de parecer a los dirigentes universitarios.