La Verdad

UCAM CF

Aterriza Morillas, el defensa por el que suspiraba el UCAM

Morillas, cabizbajo y en el centro de la imagen, en su última sesión con el Huesca.
Morillas, cabizbajo y en el centro de la imagen, en su última sesión con el Huesca. / Heraldo de Aragón
  • El lateral izquierdo, que llega a Murcia antes de que Pedro Reverte cierre la plantilla azulona con un delantero, le discutirá el puesto a Góngora

Pedro Reverte ha buscado durante todo el verano un lateral izquierdo capaz de hacer la competencia a Góngora, uno de los jugadores de la plantilla del UCAM que sobrevive de la campaña pasada. Salmerón y el director deportivo lorquino querían un futbolista para esa demarcación capaz de defender con intensidad, de ser un perro de presa y de complementarse con un Góngora que se prodiga en el juego de ataque con gran facilidad, pero que también deja huecos a su espalda. Por eso, en La Romareda en la primera jornada y ante la falta en la plantilla de un defensor tan eficaz, el técnico almeriense colocó a Albizua como lateral izquierdo y sentó al malagueño.

Después de muchas gestiones y de un largo periodo de espera, uno de los nombres que tenía subrayado en rojo Pedro Reverte en su libreta se ha convertido en nuevo jugador del UCAM a dos días del cierre del mercado veraniego. Se trata de David Morillas, jugador que se convirtió definitivamente en futbolista del UCAM en la tarde de ayer y que llega para acabar con el problema defensivo. Albizua será definitivamente central y ya no experimentará en la banda, y tanto Góngora como Morillas serán los dos laterales zurdos. Incluso es posible que el técnico del UCAM se decida fuera de casa por colocar a los dos en el mismo once, situando a Góngora de extremo.

Morillas ha forzado la máquina para dejar el Huesca, club en el que ha militado en las dos últimas campañas, y recalar en el equipo universitario. No fue el único pretendiente del aguileño ya que el Almería, un candidato al ascenso a Primera, también pujó fuerte por sus servicios hasta hace solo unos días. Morillas estuvo la pasada semana intentando que el Huesca, club con el que tenía un año más de contrato, le dejara salir. De hecho, el propio Morillas le pidió a su entrenador, Juan Antonio Anquela, que no lo convocara para el choque que el club oscense disputó ante el Nástic. Este, incluso, le liberó del entrenamiento del sábado, lo que colocó al defensa murciano en la rampa de salida. Ayer, antes de partir para Murcia, Morillas se ejercitó suavemente con los que fueron titulares el domingo y no con los que realizaron un entrenamiento más duro y con los que tenía que haber compartido sesión.

El trampolín de La Hoya

El nuevo jugador del UCAM pasó por el Águilas, Roquetas, Arroyo y Conquense hasta que llegó a La Hoya, un club recién ascendido a Segunda B pero con el que alcanzó la segunda ronda del 'playoff'. Su gran temporada a las órdenes de José Miguel Campos le valió para llegar al Huesca, un aspirante al ascenso. Lo consiguió hace dos años, dirigido por Tevenet, siendo titular indiscutible y disputando un total de 38 partidos. El año pasado también fue titular con Anquela en 28 partidos, pero no tenía la total confianza de que esta campaña volvería a ser titular.

El UCAM podría estar a unn solo paso de cerrar la plantilla si logra incorporar un delantero más. Uno de los nombres que está encima de la mesa, una vez descartada la llegada de Álex Alegría, jugador del Betis al que el club verdiblanco no deja salir, es el de Álex Geijo, un goleador con experiencia que conoce a la perfección el fútbol español.