Fútbol | Segunda División

Un duelo entre el cielo y el infierno

Sobre Jona están depositadas las esperanzas hoy del UCAM.
Sobre Jona están depositadas las esperanzas hoy del UCAM. / Vicente Vicéns / AGM

El UCAM se juega la vida en Tarragona, donde solo el triunfo le asegura la salvación

EFEMurcia

El Nou Estadi se vestirá de gala esta noche para acoger un Nàstic-UCAM Murcia en el que los dos conjuntos se juegan la vida, puesto que tanto tarraconenses como murcianos se juegan eludir el descenso. El Nàstic, con 49 puntos, tiene suficiente con un empate para conseguir la salvación, mientras que el UCAM, con 48, deberá ganar para salvarse o esperar resultados de terceros equipos.

Dada la importancia del duelo, el Nàstic ha puesto en marcha varias promociones para llenar un campo que llegará a las 12.000 localidades, el máximo posible esta temporada. El técnico, Nano Rivas, ha dejado huella desde su llegada a Tarragona, con sendos triunfos ante el Girona (3-1) y el Tenerife (0-1), victorias que han dado derecho al Nàstic a tener en sus manos la permanencia.

Si el UCAM gana al Nàstic:
Estará salvado, hagan lo que hagan los demás.
Si el UCAM empata:
Tendrá que estar pendiente de lo que hagan Almería y Alcorcón. Si ganan los dos, descendería; si uno de ellos no lo hace, se salvaría.
Si el UCAM pierde:
Tendrá que estar pendiente de lo que hagan Almería y Alcorcón. Si ganan los dos, descendería; si el Alcorcón no gana, se salvaría; si el Alcorcón gana, el Almería tendría que perder para poder salvarse el UCAM.

Rivas ha asegurado que espera no tener que estar pendiente de otros resultados. El entrenador del Nàstic tendrá dos bajas sensibles para el duelo de hoy como son las del centrocampista Lévy Madinda y el extremo Juan Delgado. Ambos jugadores tendrán que ver el partido desde la grada, ya que vieron la quinta amarilla en el Heliodoro Rodríguez López. Por ello, Luismi regresará al centro del campo y Jean Luc apunta a la banda derecha del Nàstic.

El UCAM Murcia se jugará la temporada en Tarragona, en un partido en el que está obligado a ganar al Nàstic para así garantizar su permanencia sin tener que depender de otros resultados en una última jornada en la que el cuadro universitario tiene que seguir siendo «fuerte y ambicioso», como ha dicho su entrenador, Francisco Rodríguez.

El conjunto murciano visitará el Nou Estadi de Tarragona necesitado de los tres puntos después de dejar escapar la posibilidad de salvarse en las dos semanas anteriores.

La derrota ante el Alcorcón le hizo mucho daño, pues simplemente con haber empatado en La Condomina habría asegurado ya su continuidad en la categoría de plata de cara a la próxima campaña.

En cualquier caso, ya es pasado y toca centrarse en lo que habrá en juego hoy, a partir de las ocho y media, como se encargó de recordar Francisco antes de emprender viaje a tierras catalanas. «Estamos en una situación complicada, pero llegamos vivos al final y dependiendo de nosotros mismos», indicó el técnico almeriense, quien no podrá contar en este choque con el extremo Nono, sancionado tras ser expulsado el domingo. Por el contrario, recupera al también extremo Juan José Collantes, después de haber superado unas molestias físicas.

En cuanto a la alineación lo normal es que sea muy parecida a la que presentó Francisco contra el Alcorcón, sin Nono y con alguna posible variante, pues la vacante que deja el pacense podría ser ocupada por Iban Salvador o el mencionado Collantes. Además, es posible la presencia de Hugo Álvarez en el eje de la zaga y la de Tito en la medular después de no ser titulares en el último duelo.

Sean los que sean los once elegidos, el técnico del cuadro azuldorado ve a sus futbolistas «preparados y con ganas de dejar a este equipo en Segunda División. Aunque se nos da por muertos, nos haremos fuertes e iremos a ganar al Nàstic. Estamos haciendo una buena semana de trabajo y estamos mentalizados para lograr la permanencia», ha reconocido el técnico, para añadir que el UCAM es «un equipo fuerte y ambicioso, que nunca da un partido por perdido».

Para el cierre del curso, el preparador andaluz ha dado una de las claves para conseguir el objetivo: «Trataremos de ser equilibrados y no queremos que se rompa el encuentro. Pretendemos hacer daño al rival pero siendo cautos y sabiendo que son 90 minutos y que hay que ganar, pero no en el minuto 1 sino al final», manifestó al tiempo que apeló a realizar su trabajo independientemente de lo que hagan el Almería y el Alcorcón, que son sus otros dos rivales en la pelea por la salvación.

Los almerienses reciben al Reus y los madrileños al Lugo, dos equipos que ya están libres del descenso a Segunda B y sin opciones de promocionar a la Liga Santander.

En caso de no ganar en Tarragona, el UCAM necesitaría que alguno de esos dos conjuntos inmersos en la pelea tengan el mismo resultado que los universitarios, ya sea el empate o la derrota.

Fotos

Vídeos