Fútbol | Segunda B

A Casas le sobran diez minutos

Los jugadores del UCAM se lamentan del gol encajado en el último minuto./Vicente Vicéns / AGM
Los jugadores del UCAM se lamentan del gol encajado en el último minuto. / Vicente Vicéns / AGM

Un final para olvidar echa por tierra el buen trabajo anterior del UCAM en el estreno del técnico

ANDRÉS CREMADESMurcia

No se mereció el UCAM el empate, o quizá sí viendo el final. Los universitarios dominaron, crearon, jugaron mejor y tuvieron más ocasiones para ganar el encuentro, pero el equipo de la Universidad Católica volvió a mostrar ese lado que ningún entrenador sabe cambiar, y es que suele tener momentos de apagón en los que se olvida de jugar y los jugadores terminan siendo marionetas en el terreno de juego. La Balompédica, que no tenía otra que irse arriba, sometió a los universitarios y en tres llegadas empató el encuentro. Con unos cambios más de cara a la galería que otra cosa, el equipo terminó pagándolo con un sistema táctico sin sentido, y solo aguantar es lo que le quedaba en un final horrible. Al final, empate y gracias ante una Balona que durante ochenta minutos fue inferior.

1 UCAM Murcia

Javi Jiménez, Carlos Moreno, Kitoko, Dani Pérez, Fran Pérez, Cristian Bustos, Julen Colinas (Isi Ros m.77), Vivi, Gerard Oliva (Onwu m.67), Marc Fernández y Urko Arroyo (Víctor García m.85).

1 Balompédica Linense

Alberto, Sergio Rodríguez, Madrigal, Olmo (Chico m.72), Mario Gómez, Sana, Gato (Mauri m.75), Elías, Stoichkov, Molina (Cuero m.55) y Juampe

Árbitro:
Lou Ballano (Comité Aragonés). Amarillas a Isi Ros y Vivi; y a Olmo y Mario Gómez.
Goles:
1-0, m. 17, Marc Fernández. 1-1, m. 92 Wilson Cuero.
Incidencias:
Partido correspondiente a la jornada 28ª, disputado en el estadio La Condomina ante unos 1.500 espectadores.

Muchos cambios en el equipo de Luis Casas y mucha expectación por ver cómo funcionaba toda la artillería que de inicio sacaban los universitarios. Colinas, Marc Fernández y Urko Arroyo formaban una línea de tres con Oliva solo arriba.

El UCAM se mostraba seguro atrás y con inventiva en el centro, con una línea medular muy trabajadora en la que Cristian Bustos daba sentido al juego. Los de Julio Cobos se sentían incómodos; además, la velocidad excesiva que imprimía al juego el agua que no dejaba de caer hacía cometer muchos fallos a los andaluces.

Así, el UCAM se hizo con el control y sus aproximaciones eran cada vez más peligrosas, desembocando en la mejor jugada del encuentro, cuando Marc Fernández controló el cuero en la línea de tres cuartos, se fue de su par, amagó el disparo ante Mario Gómez, dejando al central atrás, y después hizo lo propio ante Alberto y marcó por bajo. Era la confirmación del buen momento de forma del extremo del UCAM, que ponía a su equipo por delante e ilusionaba a unos aficionados que tuvieron que refugiarse en tribuna por la tromba de agua que caía sobre el estadio.

Bajo la lluvia

Los murcianos pudieron dejar el partido muy a su favor, cuando Kitoko, que por primera vez se le veía en la posición de lateral izquierdo, se fue de Sergio Rodríguez, llegó hasta la línea de fondo y centró para que Urko Arroyo rematase fuera. El encuentro entró entonces en unos minutos sin dueño, sin apenas verticalidad, en un césped de La Condomina que aguantaba bien la caída incesante de la lluvia.

Se jugaba el minuto 43 cuando el UCAM pudo conseguir el segundo tanto, en una jugada de su futbolista más en forma, Marc Fernández, que centró al área donde Gerard Oliva, solo, no logró llegar donde nada más tenía que empujar.

Luis Casas no quiso caer en la indolencia habitual del UCAM en algunas fases de los partidos de casa, y el equipo entró enchufado en la segunda entrega. Julio Cobos metió al exgrana Wilson Cuero, ya que necesitaba algo más arriba.

El encuentro entró en los momentos importantes. La Balona metió todo lo que tenía con Mauri y Chico y el UCAM respondió con la entrada de Isi Ros. El partido lo puso Julio Cobos donde quería, con muchas idas y venidas que generaban ocasiones en las dos áreas.

El UCAM se metió peligrosamente atrás, apenas daba síntomas de poder salir de su área y eso era peligroso. Apenas conseguía despejar y solo esperaba que se llegase al final con ese resultado. El problema fue que esa pasividad le terminó pasando factura, cuando un centro desde la derecha fue rematado por Wilson Cuero, logrando el empate. De nuevo los universitarios no habían sabido gestionar un resultado favorable y terminaron de la peor forma posible.

Suena Munitis

Aún no está claro que Casas vaya a continuar. De hecho, siguen saliendo nombres como el de Munitis, exjugador del Madrid y Racing.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos