Fútbol | Segunda B

Al UCAM se le apaga la luz en el mismo inicio

Onwu intenta superar al portero Montoya./JAVIER CARRIÓN / AGM
Onwu intenta superar al portero Montoya. / JAVIER CARRIÓN / AGM

Un equipo espeso cae contra el Linense tras un encuentro en el que apenas tuvo ocasiones

ANDRÉS CREMADESMurcia

Dudas en el UCAM tras un inicio en blanco y negro. El equipo universitario cayó en su estreno en un partido soporífero, en el que apenas generó ocasiones. El equipo adolece de gol. Onwu las sigue todas y siempre está presente, pero le cuesta finalizar. Los demás apenas generaron nada y el equipo no puede estar a expensas de que Isi Ros haga algo diferente. Así, el UCAM se dio de bruces con una Balompédica mejor preparada y, sobre todo, con más ganas.

0 UCAM Murcia

Germán, Gurdiel, Mounir, Amaya, Galas, Toni Arranz, Rodri (Kilian Grant m.60), Javi Rey, Onwu (Titi m.61), Isi Ros y Luis Castillo (Urko Arroyo m.80)

1 Linense

Montoya, Joe, Pierre, Carrasco, Kibamba, Chico, Gato, Sana, Cellerino (Juan Delgado m.61), Ahmed (Santana m.92) y Juampe (David Moreno m.72)

Árbitros:
Cambronero González. Bien.
Gol:
0-1, minuto 88, Germán, en propia puerta, tras un disparo de David Moreno.
Incidencias:
Estadio La Condomina ante 1.428 espectadores.

Metió miedo la Balompédica Linense de inicio, con tres saques de esquina de forma consecutiva y cabezazo de Sana al larguero. Al equipo de Pedro Munitis le estaba costando entrar en el partido, dar sentido a su juego y, sobre todo, permanecer tranquilo en las salidas. De esta manera, los blanquinegros de la Balona se vieron con confianza y se fueron con todo hacia arriba. El encuentro dejaba claro que el equipo de Jordi Roger llegó más preparado a este inicio de Liga, ya que el UCAM, muy desordenado y con mucho espacio entre sus líneas, apenas producía nada.

Antonio Amaya se estaba convirtiendo en protagonista por la cantidad de balones que tenía que despejar, ante el acoso de los andaluces, que conseguían mandar en un centro del campo en el que Javi Rey y Toni Arranz no lograban establecer orden.

Poco a poco los azulones comenzaron a tener más presencia. Los de la Línea de la Concepción dominaban, asumiendo riesgos, y en las salidas a la contra el UCAM empezó a llevar peligro. En el minuto 11, Pierre cedió a Montoya, pero Onwu le robó el cuero, se fue del portero y, con todo a favor y los aficionados cantando gol, el delantero envió al lateral de la red. Dio la impresión de que el UCAM ya dominaba el cuero, pero fue solo un espejismo.

En el minuto 21 llegó a la contra otra gran ocasión, cuando Gurdiel hizo la pared con Isi Ros, el de Las Torres de Cotillas se metió en el área y puso el esférico propicio a Onwu que, de disparo cruzado, se tropezó con el palo.

Los andaluces forman un equipo complicado, que apenas concede atrás y que tiene en la velocidad de Juampe y Gato auténtico veneno. A Munitis le costó encontrar el antídoto y el público comenzó a mostrar su descontento con el juego de un equipo que recordaba por momentos al del año pasado. Los minutos pasaban y el calor y el esfuerzo comenzaron a pasar factura a unos jugadores faltos de ritmo.

En los últimos minutos del primer periodo fueron todo balones largos, con el UCAM desaparecido. Pese a todo, no hubo cambios de inicio en la segunda entrega,. El UCAM llevaba el peso, pero Onwu daba muestras de quedarse sin gasolina. Fue por eso que Pedro Munitis hizo dos cambios, cuando Titi y Kilian Grant entraron por Onwu y Rodri, pero el equipo no modificó el patrón de juego y las ocasiones tampoco llegaban.

Jordi Roger decidió dejar solo en punta a Juan Delgado y el equipo, replegado, se dejó dominar en la parcela ancha, pero era un dominio solo testimonial, ya que el UCAM apenas generaba juego vertical, con muchos pases y balones divididos.

El partido no respondía a nada y los minutos pasaban sin ocasiones para mencionar. El colegiado volvió a decretar un tiempo técnico a la media hora de la segunda parte. El partido, detenido, sirvió para que los jugadores bebiesen agua y para que ambos técnicos lo utilizasen para dar instrucciones. Los cambios cambiaron el choque, pero el juego no obedecía a táctica ninguna y lo mismo le podía salir bien a unos que a otros. Fue a la Balompédica Linense. En el minuto 88, en un balón en el que pilló al UCAM en la transición, David Moreno disparó y estrelló el balón en el larguero. El esférico salió despedido hacia arriba y Germán, al intentar despejar, se lo metió en propia puerta.

El UCAM se fue arriba con todo, pero ya era tarde y solo los balones que tocaba Antonio Amaya eran los que generaban algo de peligro, pero el empate no llegó.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos