El tren del liderato pasa otra vez de largo

El tren del liderato pasa otra vez de largo
JAVI CARRIÓN / AGM

Un mal primer tiempo complica al UCAM, que reacciona tras el descanso pero no puede superar a El Ejido

ANDRÉS CREMADESMurcia

El UCAM Murcia dejó pasar una buena oportunidad de haberse colocado como líder del grupo. Especialmente mala fue la primera mitad, en la que los universitarios estuvieron muy desdibujados y previsibles, con un centro del campo que apenas aportaba nada y una delantera en la que Alberto Quiles no se sentía cómodo, Arturo apenas aparecía e Isi Ros necesitaba el cuero para él solo. Así, el UCAM Murcia dio a El Ejido posibilidades de creer en su fútbol rápido. Al final solo un gol de bella factura fue el bagaje de los almerienses al descanso y eso fue lo mejor para los murcianos. Luego Planagumà rectificó y metió a Marc Fernández y Vivi por los desaparecidos Kitoko y David López. De golpe, como si fuera otro partido, los universitarios comenzaron a funcionar, a triangular y a cambiar los pitos de la grada por aplausos. Así, Marc Fernández igualó el encuentro y, a partir del tanto, solo hubo un equipo, con El Ejido fundido. Los locales mandaban y llegaban, pero el gol no se produjo, aunque los aficionados reconocieron el esfuerzo al final del encuentro.

Planagumà arrancó el partido con dos delanteros marcados como Arturo y Alberto Quiles, y un Isi Ros que se pasa de regates hasta que pierde el balón. Con esas premisas y un equipo muy ofensivo salió ante un El Ejido bien plantado atrás, con oficio en el centro del campo y dinamita arriba. Isi Ros era el destinatario de todos los balones que manejaba el centro del campo murciano, y este lo intentaba solo contra el mundo. El primer aviso serio por parte murciana lo dio Arturo, en un balón desde la derecha que le llegó al delantero centro, que disparó tan fuerte como alto.

1 UCAM Murcia

1 El Ejido

UCAM Murcia:
Germán, Carlos Moreno, Góngora, Rafa Páez, Fran Pérez, Kitoko (Vivi m. 47), Alberto Quiles, Jony Ñíguez, Arturo, Isi Ros y David López (Marc Fernández m. 47).
El Ejido 2012:
Gianfranco, Emilio Cubo, Ocaña, Arregui, Mango Senah (David Fernández m. 57), Lolo González, Javilillo (Hakin m. 82), Manu (Gabri m. 61), Alfonso, Echu y Velasco.
Árbitro:
Cambronero González (comité castellano-manchego). Bien. Amarillas a Jony Ñíguez, Carlos Moreno, Vivi y Fran Pérez; y a Cubo, Lolo, Javilillo y Velasco.
Goles:
0-1, m. 14, Javilillo. 1-1, m. 64 , Marc Fernández.
El detalle
El colegiado castellano-manchego fue tan puntilloso que comenzó el partido dos minutos antes de la hora marcada.
EL PÚBLICO
Jornadas 12ª. Partido disputado en La Condomina, con terreno de juego en óptimas condiciones y 2.489 espectadores.

El Ejido estaba dando avisos, aunque sus centros no tenían destinatario. Pero en el minuto 14 todo cambió en una jugada perfecta de Alfonso por la parte izquierda. El delantero apuró hasta la línea de fondo y allí centró para que Javilillo, incomprensiblemente solo en el área pequeña, marcase. El gol dejó fría a la afición y al equipo, que dos minutos más tarde pudo encajar el segundo tanto, pero Javilillo no estuvo acertado y el cuero se fue fuera.

Primeros silbidos

Se escuchaban los primeros pitos del encuentro, y es que había mucha distancia entre líneas y jugadores como Kitoko y Jony Ñíguez aportaban trabajo, pero poco más en un encuentro que necesitaba que los centrocampistas tuviesen llegada. David López también se ganó los abucheos de la grada al perder tres balones casi consecutivos, y es que el público no perdonaba una, mas aún cuando la inmensa mayoría de los centros y las acciones individuales terminaban en los contrarios, que apenas tenían que hacer nada.

Lluís Planagumà intentó cambiar el sistema, ya que el equipo estaba perdido, con Alberto Quiles desubicado, Arturo totalmente desaparecido y David López, que no conseguía poner orden en un centro del campo que era un completo desbarajuste. Los minutos pasaban y el equipo apenas generaba nada, sin ocasiones, sin precisión y un tanto indolente. Javilillo, en el 38 y en plena confusión universitaria, pudo lograr el segundo tanto, pero con todo a favor el capitán celeste disparó fuera.

Las entradas de Marc Fernández y Vivi por los desaparecidos Kitoko y David López cambiaron el panorama

Tras el descanso todo cambió. El UCAM de la segunda entrega fue otro. Los universitarios dominaron, generaron, creyeron y jugaron. Los dos cambios realizados por Planagumà, dando entrada a Marc Fernández y Vivi por Kitoko y David López, hicieron que el dominio pasase al lado murciano.

Las sensaciones cada vez eran mejores y el partido solo tenía un dueño. Vivi daba aire a un equipo que tenía en Marc Fernández a un puñal por la banda, tanto era así que en el 64 el extremo logró un tanto de bella factura. El gol espoleó a los locales, que convirtieron el partido en un monólogo.

El UCAM se había volcado ya de forma descarada y el problema es que a la contra Javilillo y Velasco le creaban mucho peligro y descompensaban las líneas locales, consiguiendo llegar con opciones a la portería de Germán. Un Germán que en el minuto 74 tuvo que hacer un gran alarde felino para detener un disparo con marchamo de gol de Velasco.

El UCAM se fue apagando conforme los minutos fueron pasando y, aunque dominaba, ya no había tanta rapidez en la ejecución de las jugadas, ni tampoco se llegaba tan fácil. Al final, El Ejido se protegió con los cambios dando por bueno el empate y defendió con todo para pescar un punto en la vieja Condomina ante un UCAM que vio de nuevo pasar de largo el tren del liderato.

Fotos

Vídeos