Fútbol | Segunda B

El liderato del UCAM tendrá que esperar

Arturo conduce el balón ante la presión de dos jugadores visitantes./Guillermo Carrión / AGM
Arturo conduce el balón ante la presión de dos jugadores visitantes. / Guillermo Carrión / AGM

Los de Planagumá se atascan con el gol del Badajoz y acaban empatando

ANDRÉS CREMADESMurcia

Es difícil entender que este encuentro terminase con empate a uno, y es que este domingo el UCAM no fue ese equipo que contemporiza y especula cuando el resultado le va a favor. Los de Planagumá jugaron un partido intenso en el que se hicieron acreedores a los tres puntos, pero no supieron llevarlo y dieron aire a un Badajoz que no hizo mucho y solo miró hacia arriba cuando fue por detrás. Con la igualada los de Marrero aguantaron y, a la contra, intentaron matar el partido.

1 UCAM Murcia

Germán, Kitoko, Góngora, Dani Pérez, Fran Pérez, Vivi, Marc Fernández, Jony Ñiguez, Alberto Quiles, Isi Ros (Arturo, m. 72) y David López (Víctor García, m. 55) (Eneko Eizmendi, m. 89).

1 Badajoz

Néstor, Chechu, Gabri, Manu Torres, Jesús Muñoz, Javi Rey, Álex Rubio (Rubén, m. 86), Sergio, Juanma (Joaqui Flores, m. 60), Guzmán (Álex Herrera, minuto 92) y Ruano.

Árbitro:
Yuste Querol, auxiliado en las bandas por Ortega Gil y Silvestre Cerdá (Comité Valenciano). Bien. Amarillas a Isi Ros, Jony Ñiguez; y Jesús Muñoz, Álex Rubio y Javi Rey.
Goles:
1-0, minuto 26, Alberto Quiles. 1-1, minuto 32, Ruano.
Incidencias:
Partido correspondiente a la jornada sexta, disputado en el Estadio La Condomina ante 2712 espectadores, terreno de juego en optimas condiciones en una tarde veraniega.
EL próximo:
El domingo 1, a las 17.30 horas, en la Ciudad Deportiva Luis del Sol, contra el Betis Deportivo.

Ya en el segundo tiempo los universitarios volvieron a ofrecer buenas sensaciones, creando ocasiones claras, pero Quiles y Marc Fernández no estuvieron acertados y al final casi tienen que dar por bueno el empate, pues Álex Rubio tuvo dos oportunidades claras para dejar sin ningún punto al UCAM. Acabó el choque con reparto de puntos y sensaciones agridulces en un encuentro en el que los locales perseguían ponerse líderes del grupo.

El UCAM salió con una premisa clara y era la de buscar sin descanso y de la forma más vertical posible la portería de Néstor. El Badajoz, muy contemplativo y excesivamente lento en las transiciones, dio vida a un bullicioso Marc Fernández que desde el principio pudo con Chechu en todas las acciones. Isi Ros estuvo activo y pidió cada balón. Sus desmarques de ruptura y la velocidad en la conducción hicieron que tanto Vivi como David López lo buscasen. Así, suya fue la primera acción de peligro, en una subida por la banda derecha con disparo raso por fuera. El equipo extremeño estaba lento y los de Lluis Planagumá dominaban cada vez más, pero no podían descuidarse, porque los de Juan Marrero comenzaron a llegar con peligro a la contra, tanto que la mejor ocasión hasta ese momento del encuentro fue para Ruano y el cuero salió rozando el poste izquierdo de la portería de Germán.

Planagumá exigía más orden, pues es verdad que Alberto Quiles estaba llegando y que Marc Fernández abrió una autopista por la banda izquierda, pero el equipo visitante se mostraba peligroso a la contra. El dominio se acentuó por parte local y en el minuto 26 llegó el 1-0 en una jugada de Marc Fernández, que se fue por su banda y vio a Quiles tirarle un desmarque de ruptura ,dejando atrás a Manu Torres. El delantero centro se hizo con el cuero y dribló a Néstor en su salida, anotando y poniendo a los murcianos por delante.

Tras el gol, el UCAM entró en esa especie de paréntesis que sufre cuando va por delante. El Badajoz llegó entonces hasta en tres ocasiones y en una de ellas se produjo el gol del empate. Un balón enviado al área local no fue despejado y Ruano, que estaba escorado, golpeó en semifallo, este disparo erróneo despistó a Germán y el balón se coló en el segundo palo de la portería murciana llegando el empate.

Era el minuto 32 y todo comenzaba de nuevo. El UCAM bajó revoluciones. El partido se había puesto un tanto extraño, con las contras del Badajoz y las acciones previsibles de los locales, lo que llevó a un final con igualdad en el electrónico.

Mala digestión

En el comienzo de la segunda parte el UCAM quiso ser más vertical, buscando en todas las acciones a un Alberto Quiles que se mostraba, pero era mucha prisa para una segunda parte que acababa de comenzar, y es que el UCAM no supo especular con el resultado cuando le era favorable y le estaba costando digerir el empate. Las subidas del Badajoz eran simples: balón largo buscando a un Álex Rubio que se peleaba con la zaga murciana y punto. Los de Marrero no intentaban otras variantes. Ñiquez, que estaba bastante lento en la medular, tuvo la primera ocasión clara para poner el tanteador a favor, pero su disparo se le fue alto en el minuto cincuenta y cinco. Quiles, tres minutos más tarde, tampoco acertó y su cabezazo con todo a favor también se fue fuera.

Eran los mejores minutos de los jugadores universitarios, que acosaban y llegaban, generando ocasiones, pero el Badajoz, con interrupciones, despejes largos y sin querer jugar la pelota, cortocircuitó el juego de los jugadores de Planagumá, llevando el partido a un momento muerto, en el que los minutos transcurrían sin demasiadas cosas que relatar.

El encuentro llegó a los últimos diez minutos. El UCAM se fue con todo arriba y el Badajoz, a la contra, pudo marcar dos goles claros por mediación de Álex Rubio, pero a los últimos metros los pacenses también llegaban con las fuerzas justas y sus remates eran inofensivos. De esta manera, el encuentro entró en una fase en la que todo eran prisas por parte de unos y pérdidas por parte de otros, con lo cual el empate no se movió y la posibilidad del liderato se esfumó en La Condomina.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos