Campos se tiene que inventar un lateral izquierdo para el choque contra el Jumilla

José Otón
JOSÉ OTÓNMurcia

El UCAM tiene un problema en la banda izquierda. Góngora, titular indiscutible en esa posición, decidió pasar por el quirófano para solucionar unas molestias de pubis que arrastraba desde la temporada pasada. El malagueño hizo un esfuerzo para disputar el último partido de la primera vuelta antes de ponerse en manos del traumatólogo Paco Martínez para solucionar su problema. Su lesión, que englobaba cuatro operaciones en una, fue un éxito y Góngora inició antes de Navidad una recuperación que va viento en popa. Aun así, para este tipo de lesiones es aconsejable un periodo de recuperación, en el mejor de los casos, de tres meses, con lo que el club universitario aún no podrá contar con él.

Lo peor para el equipo que dirige José Miguel Campos es que su sustituto, Víctor García, cayó lesionado el pasado domingo en Las Palmas y tendrá que estar varias semanas fuera de los terrenos de juego. El extremo reconvertido a lateral izquierdo fue sometido ayer a una ecografía tras tener que dejar el terreno de juego del anexo de Gran Canaria antes del descanso del choque que perdió el UCAM por 2-0. Ayer se confirmó una rotura de fibras en el isquiotibial de su pierna derecha que le mantendrá inactivo de tres a cuatro semanas.

Así, Campos se tendrá que inventar un lateral izquierdo y el que tiene todas las papeletas para jugar en esa posición es Dani Pérez, el multiusos de la plantilla. Ahora, Pedro Reverte busca en el mercado invernal un central que pueda jugar en la banda izquierda para tapar este agujero.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos